¿Regulaciones? dejadnos trabajar en paz

Nueva regulación en contra de Internet en España aprobada ayer, queda el inútil trámite en el Senado y por tanto aún no está en vigor, pero pronto lo estará. Esta vez para tratar de defender a un modelo de negocio caduco y que no se está adaptando a la nueva realidad. No es un comentario político, es un comentario de sentido común y de alguien como un servidor que lleva unos 18 años defendiendo las ventajas de Internet.

Estamos en un país sin materias primas, donde el sector agrario está castigado y además no se puede competir en precio con países emergentes. El sector industrial está en declive, máxime sin inversión en I+D y nuevamente con fuerte competencia en países emergentes o con mano de obra más barata. Nuestra principal baza es el sector servicios.

Turismo aparte, una de las principales bazas de futuro puede estar en desarrollo de buenas empresas de/relacionadas con Internet, que creen riqueza, atraigan talento e inversiones, generen empleo… Por eso no tiene sentido perjudicar con legislación el desarrollo de empresas de Internet. Este primer semestre del año ha habido una alta inversión en empresas de Internet, hay varios proyectos de incubadoras, etc. Cada vez más hay empresas de este tipo que tienen plantillas de 50-100-200 trabajadores….

Pero si las reglas del juego pueden cambiar por una decisión política, no será un buen país para invertir, y será mejor hacer lo mismo en Inglaterra u otro país donde no traten de poner tanta puerta a un mundo tan abierto.

Por eso es mejor pedir a la clase política que deje trabajar en paz y que no regule lo ya regulado, que no ponga más papeleos y trámites burocráticos innecesarios, que apoye lo que se está gestando, que el consumidor no es imbécil, y que si piensan que lo es, se hagan esfuerzos en educar en estos temas en vez de hacer campañas satanizando lo relacionado con Internet.

Ya hay normativa para cada cosa, quizá sólo hay que incorporar algún supuesto, pero no hay que limitar el desarrollo de proyectos relacionados con Internet inventándose nueva normativa, que no cumpla sus objetivos y que de refilón se cargue proyectos de gran potencial de generación de riqueza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *