La transparencia y el peligro del sesgo informativo

La apertura hoy del portal de transparencia del Gobierno hace que me acuerde de un episodio laboral, dentro de mis batallitas de cuando trabajaba por cuenta ajena.

El episodio laboral fue que tras una valoración de puestos de trabajo, sin que estuvieran las cosas al 100% cerradas, un grupo de trabajadores filtró los nuevos sueldos que derivaban de dicho estudio no por qué responsabilidades tenía cada puesto y cómo influía en el rendimiento de la empresa, sino por qué persona desempeñaba esa función y con muy mala sangre, provocando un enorme mal ambiente y una bajada de la productividad enorme que provocó que la empresa entrara en pérdidas. Fue un grupo de trabajadores que lógicamente no había tenido una gran mejora laboral, posiblemente porque sus puestos de trabajo no tenían tanta responsabilidad como ellos consideraban.

La información de transparencia creo que es necesaria, pero a partir de ahora asistiremos posiblemente con mayor frecuencia a un espectáculo de informaciones sesgadas y sin contexto sobre importes de gasto que posiblemente en su conjunto estén más o menos justificados. Además, a muchas personas nos puede parecer mal un gasto que sin embargo a otras sí les parece bien, pero el episodio de “mira esto”, “mira lo otro”… va a ser tendencia.

No obstante y contradiciendo lo anterior, que se replanteen con lógica ciertos gastos me parece un buen episodio en favor de ser más austeros y gastar mejor el dinero de los contribuyentes, puede ser un episodio de inteligencia colectiva interesante bien gestionado… aunque algo utópico, ya que priman más los intereses particulares de colectivos que los generales y se hará más ruido en grupos interesados que en general.

Hablar de transparencia en España es también acordarse de mi amigo Guzmán Garmendia, con quien he tenido el orgullo de trabajar, y a quien considero el mayor artífice de la transparencia en España. Esté o no de acuerdo con mis razonamientos 🙂 , hacedle caso a él, que es quien sabe del tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *